El 6 de agosto de 1945 los japoneses vivieron la peor tragedia de su historia, dos bombas nucleares cayeron sobre los puertos de Hiroshima y Nagasaki respectivamente. Más de cien mil personas murieron instantáneamente en ambos ataques estadounidenses. Después de tan catastrófico hecho Japón buscó su recuperación, y entonces los japoneses se dedicaron a reconstruir su país y desarrollar nuevas tecnologías. Para esto reintegraron incluso procesados como criminales de guerra a la vida civil para ocupar cargos políticos y dirigir empresas y lo que pudo haber significado la extinción de un país generó el más grande impulso para su desarrollo. Los japoneses aprovecharon su capacidad y no tardaron mucho tiempo en posicionarse como potencia económica mundial.

Durante nuestras vidas enfrentamos situaciones difíciles, problemas de salud, acontecimientos inesperados, crisis… Personalmente el último tsunami íntimo, por ejemplo, apenas empieza a cesar. He tenido momentos de gloria, muchos triunfos, la mayoría de días de mi vida felices y como Japón también tengo muchas cicatrices. He sentido cargas tan pesadas como las bombas nucleares y a veces hasta he creído que no lo voy a lograr. Después de que estalla cada situación y logro salir con vida, vuelvo a levantarme, me sacudo el polvo y elijo seguir y pesar de las repetidas ocasiones en las que he oido la frase “te toca empezar de cero” en realidad nunca lo he hecho, de cada guerra ganada o perdida avanzo agarrándome de lo aprendido y a veces incluso sin asumir la lección completa y entonces ahí la bomba vuelve a estallar, me vuelvo a fragmentar pero cada vez me levanto más rápido porque tengo más herramientas para aprovechar.

Volver a empezar es imposible, después de estar en este mundo nunca más podremos devolvernos ni empezar de cero, traemos mensajes que venimos almacenando desde pequeños, experiencias, aprendizajes que nos convierten en las personas que nos convertimos. Tanto lo que llamamos “malo” como lo que consideramos “bueno” está esculpiendo nuestro mundo. Lo importante es inteligentemente capitalizar las lecciones aprendidas y desechar las cosas negativas. Somos afortunados al recibir cada explosión, cada bomba, cada bala, cada guerra… Así no logremos verlo hoy, cuando hayamos depurado el caos y podamos CONTINUAR tendremos la posibilidad de usar nuestro potencial para impulsarnos como un resorte y ser grandes potencias como Japón. Siempre es tu momento y estás en el lugar perfecto ¡Cree en ti! ¡No lo dudes!!!

*Fuente: Wikipedia / Milagro Económico Japonés.  
https://es.wikipedia.org/wiki/Milagro_econ%C3%B3mico_japon%C3%A9s Semana / Economía 10/25/2018 por Manuel Guerrero Amaya
https://www.semana.com/contenidos-editoriales/japon-el-mundo-al-derecho/articulo/como-japon-llego-a-ser-una-potencia-despues-de-perder-la-guerra/588246


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *