Me siento muy feliz de saludarte desde el espacio de Caito, un espacio que lleva muchos años materializándose, para el que he tenido que construirme y reconstruirme desde mis experiencias para estar aquí, y quiero a través de ellas invitarte a creer en ti, amarte, respetarte y reinventarte todos los días de tu vida si es necesario.

Hoy me siento una mujer segura, decidida, madura y llena de amor propio, características que he conseguido después de pasar por problemas de salud, acontecimientos inesperados, quiebra de mi empresa, separación de mi matrimonio, entre muchas otras situaciones a las que algunos llamarían problemas, pérdidas, fracasos, y yo hoy los llamo INSPIRACIÓN y EVOLUCIÓN para la construcción del YO, con el que encontré mi propósito. Son estas situaciones dramáticas que a veces tenemos en nuestra vida a las que no les exprimimos el jugo y de donde podemos sacar todo para brillar con luz propia. Poco a poco voy a compartir estos procesos contigo, porque de ellos he sacado mis mayores aprendizajes y si logro ser un atajo para que llegues más rápido al encuentro con tu autoestima y amor propio, habrá valido la pena!

Quererse es una cuestión de decisión, parece fácil y quienes nunca han pasado por esto seguro no logran entenderlo… La realidad es que la autoestima es una valoración que viene formándose desde que tenemos 5 – 6 años edad, etapa en la que empezamos a formarnos una percepción y valoración personal, el problema es que esta percepción la creamos a partir de lo que piensan de nosotros los adultos que tenemos al rededor, o simplemente de sus creencias sobre el mundo, sus experiencias, las historias vividas, etc. Y sólo logramos cambiar la concepción personal cuando a medida que vamos creciendo cortamos con las creencias limitantes que interiorizamos y decidimos crear nuestros parámetros de autovaloración, autocuidado y amor.

De este camino recorrido aprendí que no soy la única mujer que alguna vez ha sufrido de desamor propio, e incluso es más común de lo que alguna vez imaginé, cuando hoy hablo en mis redes (@caitoarango) veo como tantas mujeres que no conozco y algunas que sí se sienten identificadas y cuando investigas e indagas más sobre el tema, puedes encontrar que 7 de 10 mujeres aproximadamente padecemos o hemos padecido baja autoestima, y estar ahí es estar en un hueco oscuro en el que crees que no vales para la sociedad.

Mi propósito es claro! Ya sufrí lo que no quiero que tu… Así que estoy dispuesta a contarte cómo creé nuevos parámetros de valoración, y entendí que no dependo de mi estado físico, de un estado de éxito permanente, ni de siempre acertar en mis acciones y decisiones. Hoy me siento tranquila si mi peso varía, si me equivoco, si las cosas no salen como deseo, ya sé que todos los días puedo volver a empezar, puedo decidir, puedo volver intentarlo y lo mejor es que ya me tengo a mi para lograrlo.

Bienvenida al espacio de Caito, juntas crearemos historias de mujeres maravillosas y empoderadas.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *